• +34 96 351 0113
  • correo@asociacionviktorfrankl.org
  • Lun - Jue:10-13h - 17-20h. Vie: 10-13h.

Frankl y la muerte de una joven…

AVF

Recuerdo la muerte de una joven de la que yo fui testigo en un campo de concentración. Es una historia sencilla; tiene poco que contar, y tal vez pueda parecer invención, pero a mí me suena como un poema.
Esta joven sabía que iba a morir a los pocos días; a pesar de ello, cuando yo hablé con ella estaba muy animada.
“Estoy muy satisfecha de que el destino se haya cebado en mí con tanta fuerza”, me dijo.
“En mi vida anterior yo era una niña malcriada y no cumplía en serio con mis deberes espirituales.”
Señalando a la ventana del barracón me dijo:
“Aquel árbol es el único amigo que tengo en esta soledad.”

A través de la ventana podía ver justamente la rama de un castaño y en aquella rama había dos brotes de capullos. “Muchas veces hablo con el árbol”, me dijo.
Yo estaba atónito y no sabía cómo tomar sus palabras. ¿Deliraba? ¿Sufría alucinaciones? Ansiosamente le pregunté si el árbol le contestaba.
“Sí”
¿Y qué le decía?
Respondió: “Me dice:
‘Estoy aquí, estoy aquí, yo soy la vida, la vida eterna.”

(Viktor E Frankl: el hombre en busca de sentido)

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email